fbpx

Descubre la otra mirada de tu imagen

Mi cuerpo, mi imagen.

Hay errores frente a la imagen propia y ajena que cometí, llegué a rechazar muchas veces a personas que no cumplían un “estándar de belleza”, cómo me arrepiento de ello y, todos los días, pido disculpas a esas personas a las que herí, por ignorancia, irreverencia y superficialidad.

Así que hoy quiero invitarte a gritar MI CUERPO, MI IMAGEN, no eres y no somos un estereotipo que debamos seguir o perseguir, durante mis sesiones te enseño a amar tu cuerpo, a verlo como un templo, aquel que guarda nuestra alma, que la cuida y la sostiene.

Entender que todos los cuerpos son diferentes, es el primer paso, saber en cuál me puedo ubicar es el siguiente y, amarlo como es, es la clave permanente y más importante. A ti quiero decirte que puedes tener un código genético o un somatotipo (ectomorfo, mesomorfo, endomorfo), que hace que no subas de peso, que no adelgaces o que te estanques, muchos hemos querido ser algo que no podemos, pues nuestra morfología no lo permite, te lo digo yo, que luche más de 10 años de mi vida por estar en talla 6, sabiendo que mi complexión no lo era.

Obsesionarnos con cumplir con el estándar o con permitir que la talla nos defina es un paradigma que debemos romper, tu cuerpo es tu imagen, es perfecto para ti, es hermoso, por eso debes cuidarlo y protegerlo sin llegar a los excesos.

Puedes decirme que ser de x o y forma no le gusta a alguien más y resulta que, la primera persona a la que le debe gustar es a ti, todos los tipos de cuerpo pueden apropiarse de siluetas, modas y tendencia, hay que hacerlo de forma inteligente y adecuada (somos formas, líneas y escala), la clave está en conocerte a TI, en saber qué es lo mejor para TI, para tu morfología, para tus gustos, para tu personalidad y tu estilo personal.

Siempre podrás ser quien quieres ser, ¿Cuál es el ingrediente secreto? AMOR, sólo amor, así suene cliché, el amor en serio mueve el mundo y si es del bueno, del que sale de nosotros hacia nosotros, imagina todo lo que puede hacer en ti.

Empieza por algo, mírate al espejo con amor, ámate con amor y reconoce que eres HERMOSA precisamente por no ser un estereotipo, porque el estereotipo es común y tú naciste para ser ÚNICA.

Para recibir tips de estilo, suscríbete a mi boletín semanal